Nuestro territorio ha sido una zona de paso y estratégica a la vez. Necesaria para controlar destinos, caminos y lugares. Y aun hoy en día sigue siéndolo. Os quiero traer hoy cinco batallas que marcaron la historia de nuestra comarca y también la historia de España.

  • Batalla de Espinosa 1808.
Litografía de la Batalla de Espinosa.

Esta batalla, es la más importante que se ha dado, sin lugar a dudas, en el territorio del Norte de Burgos y Sur de Cantabria. Se produjo el 10 y el 11 de noviembre de 1808. Hacía pocos meses que habíamos ganado la Batalla de Bailen, y Napoleón, cabreado, decidió venir a España con la Grand Armee. En los alrededores de Espinosa de los Monteros tuvo lugar una de las batallas más sangrientas de la Guerra de la Independencia. Entre los dos ejércitos combatieron casi 50.000 personas. Después de dos días de dura batalla, se impusieron los gabachos. La batalla les abrió el camino para llegar a Madrid sin problemas, una batalla más en Somosierra, y estaban en la capital.

Nuestra batalla también es conocida como la Batalla de los Caballos blancos. Nuestros oficiales, dispuestos a destacar sobre el resto de la tropa. Llevaban muchos de ellos caballos de capa blanca, lo cual les hacia un blanco perfecto para los tiradores franceses, que a pesar de las normas galanas de la Guerra, decidieron tirar contra los oficiales, por lo que muchos murieron y sus tropas, sin jefe, se desorganizaron.

El nombre de Espinosa aparece en el Arco del Triunfo de Paris, junto al resto de batallas ganadas por los Napoleónicos. El balance de la batalla fue desolador para las armas españolas, más de 5300 hombres perdidos, entre muertos, heridos, prisioneros y desaparecidos.

Otras curiosidades de esta batalla son: que probablemente luchara o muriera aquí el hombre que inspiro a Christian Andersen en su Soldadito de Plomo, que el ayudante del General Acevedo, Rafael de Riego, no hizo nada para oponerse a los franceses cuando estos les capturaron y mataron a su General; en Espinosa se unieron las tropas del Marques de la Romana al Ejercito de la Izquierda, que en el año 2008 se inauguró un museo dedicado a la Batalla de Espinosa, hoy integrado al Museo de los Monteros de Rey. Esta batalla fue una de las pocas de las Guerras Napoleónicas que duraron dos días. Pero eso y muchas más cosas os lo contaré en la Ruta de Batallas Cercanas en la que tenéis que reservar para poder realizarla.

Os dejo aquí un enlace para ver un video que explica la Batalla de Espinosa

  • Batalla de Espinosa 1936.
Granada de la Guerra Civil, Espinosa de los Monteros.

También en las inmediaciones de Espinosa se dio otra batalla, la Segunda Batalla de Espinosa, pero esta no ha pasado a la historia, apenas se habla de ella, simplemente porque el Frente Norte no se movió.

De un lado estaban los Nacionales en la zona de Montecillo, Edesa, Quintana de los Prados, y Loma, formando un arco para defender Espinosa de los Monteros. Por el otro lado estaban los Republicanos en Noceco y Villasante principalmente.

Entre los días 2 y 6 de diciembre de 1936 se libró junto a Espinosa una de las batallas más sangrientas y al mismo tiempo olvidadas y desconocidas del Frente Norte. La idea republicana era romper el Frente y avanzar sobre Villarcayo, en combinación de otra ofensiva en el Sector de la Lora sobre Sedano.

Aun nadie sabe la cifra total de muertos y heridos, pero los testimonios orales hablan de “dos batallones desbaratados”. Falta mucha investigación de archivo para saber la realidad y las cifras de la ofensiva, pero todos los datos apuntan a una carnicería.

  • Batalla de Ramales.

Batalla de Ramales. Francisco de Paula Van Halen.

Esta batalla tuvo lugar entre los días 17 de abril y 12 de mayo de 1839, finalizando la primera Guerra Carlista, en Ramales de la Victoria, llamada así a consecuencia de la acción bélica. Luchaban en una España que se desangraba, los Carlistas, con el pretendiente Carlos V, como líder y los llamados Isabelinos (Liberales que defiendan a Isabel II).

Este hecho de armas fue fundamental para el desenlace de la Guerra a favor de Isabel II. La población de Ramales quedo prácticamente destruida después de la contienda y hubo que reconstruir, puentes, casas y demás.

La Batalla se saldó con casi 2.000 muertos, alrededor de mil en el bando carlista y poco menos en el bando isabelino. No mucho tiempo después se produjo el abrazo de Vergara entre los dos generales que habían participado en esta acción, el General Maroto (Carlista) y el General Espartero (Isabelino). De esta forma se ponía fin a la contienda civil que había durado ya seis largos años.

En nuestro territorio de estudio, se dieron otras batallas interesantes durante esta primera Guerra Carlista, como la Batalla de Villasante (Burgos) o la Batalla de Bortedo y Medianas (Burgos)

  • Batalla del Escudo.
Pirámide de los Italianos. El Escudo.

Esta batalla también tuvo lugar durante la Guerra Civil, unos meses más tarde que la segunda Batalla de Espinosa.

Comenzó la batalla el día 14 de agosto de 1937, con el ataque de los nacionales a la zona republicana. Intervinieron en el bando azul. Las tropas italianas que habían llegado unos meses antes al Norte de Burgos.

Las posiciones de ambos bandos se situaban al Norte del municipio del Valle de Valdebezana (Burgos) y los nacionales fueron avanzando hasta echar de sus posiciones a los republicanos.

La pérdida del Escudo, facilito la caída de Santander unos días después, desbaratando todo el Frente Norte. También hizo que la División Villarías, que estaba en el Sector de Espinosa de los Monteros, se retirara hacia Carranza. Por lo que fue una batalla Clave para la caída total de este Frente.

Unos meses antes, en Mayo, las tropas Republicanas habían iniciado un ataque, un poco más al Sur del Escudo. Aunque esta acción conocida como Batalla de la Descampada, aunque también fue importante por número de tropas, no movió el frente, por lo que es menos conocida.

  • Batalla del Negro día.
Cillaperlata.

Esta batalla es más bien mítica, es decir, forma parte de las Leyendas de las Montañas de Burgos. Y la verdad aunque muchos historiadores no crean en ella, ahí está. Hasta que en algún momento aparezcan los restos arqueológicos o los documentos que acaben confirmándolo…

Tuvo lugar en el municipio de Cillaperlata, a medio camino entre este y Trespaderne, en un recodo del rio.

“La batalla de Encinillas, dice la tradición, tuvo como caudillo a Don Pedro, Duque de Cantabria, consuegro de Don Pelayo, y se fija su fecha el 9 de agosto del año 718, un año más tarde de la de Covadonga, ganada por el caudillo Don Pelayo. El monasterio de San Juan de la Hoz ampara y tutela durante siglos ambas ermitas con sus advocaciones de la Virgen; y los documentos más antiguos de posesiones del monasterio nos hablan de una Iglesia dedicada a la Virgen”  Extraído del libro Batallas en las merindades, Aitor Lizarazu Pérez y Felipe González López.

Aunque el año varíe según las fuentes, puede que se produjera un combate entre las tropas cristianas y las musulmanas. La victoria fue para los cristianos, aunque no quizás no fuera tan importante la batalla como como estos transmitieron posteriormente. Como curiosidad comentar que en Cillaperlata se conserva la única talla de la Virgen de Covadonga original, hermana de la asturiana que se quemó en un incendio en 1777. Curioso verdad…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: