El Norte de Burgos es una tierra rica en leyendas de todo tipo, hoy quiero traeros una, la que dio origen a la Guardia Real en activo mas antigua del mundo. Los Monteros de Espinosa.

Representacion teatral de Espinosa, los Monteros
Representacion teatral de Espinosa, los Monteros. Foto. Jose Antonio San Millan Cobo

Muchos historiadores desacreditan las leyendas, solo por el hecho de serlo, negando siempre la mayor. Es como si para ellos las leyendas fueran cuentos chinos contados para gente ignorante. Y quizás tengan razón… pero solo en parte, seria de necios no recoger, salvaguardar y proteger nuestras leyendas, aunque vengan a decirnos los doctos, que nos son ciertas.

Bueno, quizás no sean ciertas al cien por cien, pero lo que escriben ellos mil años después ¿es cierto? ¿y porque? ¿Estuvieron allí? ¿Aún no saben después de tanto estudiar que lo que ellos escriben, en unos años no será válido porque otro historiador habrá descubierto otras cosas?

No quiero decir con esto que no estén en lo cierto, pero puede que se equivoquen. Ellos hacen lo mejor que pueden, y aunque en algunos casos no lo hagan con mala intención, no son infalibles. Lo que sí que tenemos que tener muy claro, es que la tradición se encargó de recoger unos hechos (históricos, aunque no hayan quedado recogidos en un documento), y transmitirlos de generación en generación.

Con esta pequeña introducción simplemente he querido dejar claro la importancia que debieran de tener las leyendas, y no desecharlas solo por serlo. Son patrimonio inmaterial de los pueblos, y es nuestro deber recogerlas y hacerlas perdurar. Muchas de nuestras leyendas se pierden a perderse nuestros mayores. Pero la que hoy os traigo no es de esas. La nuestra goza de buena salud, ya que no solo se transmitía por tradición oral sino que los primeros testimonios escritos de dicha leyenda se remontan a la primera mitad del S. XIII. Se conoce como la leyenda de la Condesa Traidora, y es el origen de los Monteros de Espinosa.

Escultura de Sancho García en Espinosa de los Monteros. Foto. Jose Antonio San Millan Cobo

“Cuenta la leyenda, que hace mucho, mucho tiempo, allá por el año de 1006. Estando la corte cristiana en su Castillo y no muy lejos, en la frontera, la fortaleza musulmana donde residia su gobernante. A pesar de lo que muchos pueden pensar sobre esa época, no estaban constantemente haciendo la guerra (¡Que desgaste!), sino que había muchos momentos para confraternizar… A lo largo del tiempo, el Rey moro, y la madre del Conde Sancho García, Doña Aba (es como más veces ha llegado su nombre hasta nosotros) llegaron a enamorarse. Pero su amor no era un amor posible a nivel social, ni político, por lo que el Rey Moro, diseñó un complot para eliminar al Conde Sancho García. Este maquiavélico plan fue escuchado por una dama cobijera, natural de Espinosa de los Monteros, que estaba al servicio de la madre del Conde. Elsa (que asi se llamaba segun algunas versiones) estaba casada con otro hidalgo de Espinosa de los Monteros que a su vez estaba al servicio del Conde,  y le contó todo lo que había oído. La lealtad hacia su señor hizo que Sancho Peláez Espinosa, que así se llamaba según la tradición, se lo contara al Conde Sancho García. Ante las graves acusaciones, el Conde le advirtió que si lo que contaba era falso, su vida corría grave peligro… pero que si por el contrario era cierto, seria recompensado por ello. Pasaron los días y el plan se llevó a cabo. Un buen día, volviendo el Conde de una cacería en la que había participado con Sancho Peláez Espinosa, Doña Aba le entrego a su hijo, lo que hoy podríamos llamar un refresco, pero estaba envenenado. Su hijo, prevenido ante lo que podría hacer su madre, obligo a esta a beberse el refresco, a consecuencia de lo cual murió. Pero la trama no acaba ahí, una vez muerto el Conde, unas personas, previamente advertidas, debían echar paja al rio para que este lo llevara hasta la fortaleza musulmana y así comenzar la acción de guerra que tenían prevista. El ejército moro debía de atacar al ejército cristiano que estaría triste y pesaroso por la muerte del Conde. Desgraciadamente para los atacantes, esto no fue así. Los cristianos estaban armados y prevenidos, y lo que iba a haber sido un paseo triunfal derrotando a los castellanos se convirtió en una masacre para los musulmanes. Desde ese momento, y en agradecimiento a haber salvado el Condado de Castilla y la persona del Conde, este, creó lo que sería su Guardia Condal, que paso a ser posteriormente Guardia Real e Imperial… pero eso ya es otra historia”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: